sábado, 13 de febrero de 2010

Calidad Universitaria

De nuevo un post con correos recibidos. Este va sobre la calidad universitaria. Aunque tiene más de un año, no creo que la situación haya variado gran cosa.

 ---------------------------
Ahora que está tan en boga el tema de la calidad, me gustaría aportar mi pequeño grano de arena al tema. Para empezar conviene que nos situemos en el lugar que nos corresponde. De acuerdo con el ranking que figura en Academic Ranking of World Universities (ARWU) (*),  la primera universidad española que aparece es la Universidad de Barcelona, en el puesto 152 de 500. ¿Y eso, qué significa? Pues, haciendo un símil futbolístico, si consideramos la liga española de fútbol (Entre la Primera, Segunda, Segunda B y Tercera División hay en total 482 equipos), la mejor universidad española sería el equivalente al Jerez Industrial, que ocupa la segunda plaza de un grupo de Tercera División.
Por lo tanto, el decir que tenemos universidades de tercera, no es una frase hecha, sino un fiel reflejo de la realidad. Así que, de entrada y aunque suene fuerte, Universidad Española y Calidad son términos contradictorios.

¿Por qué jugamos en tercera? No parece razonable que un país que presume de ser la octava potencia del mundo, juegue en 3ª división en algo tan importante como es la Educación Superior. No obstante permitirme la osadía de dar algunas pistas.

Tengo en mis manos las tablas salariales, facilitadas por la UGT, del PDI y de los PAS (IV Convenio Colectivo de las Universidades Andaluzas). Cierto es que la correspondiente al PDI es del año 2008, pero dado que la subida será del 2%, no creo que afecte en mucho a mis razonamientos.
Aunque las comparaciones sean odiosas, de estas tablas extraigo algunos ejemplos, que podemos considerar significativos: los salarios anuales brutos (sin contar antigüedad) de un Titular de Escuela Universitaria y de un Ayudante de Facultad por parte del PDI y de un Encargado de Equipo de Conserjería (Grupo III) y de un Ayudante Servicios de Limpieza / conserjería (Grupo V) por parte del PAS:

TEU 28.819,92
Encargado de Equipo de Conserjería 29.546,01
Ayud. FAC.1º PER 19.203,94
Ayudante Servicios de Limpieza / conserjería 18.539,47

No nos engañemos. Jugamos en tercera, porque para la sociedad española, incluso para nosotros mismos, la labor, la formación y la responsabilidad de un profesor de universidad española es similar a la de un conserje o a la de una limpiadora. Quizás esta comparación y mis comentarios puedan resultar ofensivos para determinados colectivos, que quede claro que no es esa mi intención, pero lo cierto es, que desde que los fenicios inventaron el dinero, no se conoce mejor forma de valorar el esfuerzo, la formación o la importancia de un trabajo.

Y por si a alguien le quedara alguna duda, le recomiendo que vea: un profesor universitario cobra la mitad en España que en Holanda. Pero lo que más me asusta es la nula reacción de todo el ámbito académico a estos datos. Remití el enlace a sindicatos y a una lista de distribución de profesores titulares de escuela. Ni una respuesta. ¿Quizás sea yo el único que no tiene una vía de financiación alternativa?. Tampoco los rectores parecen darse por enterados ni que les importe el tema. ¿Por qué los rectores no hacen nada por cambiar la situación? ¿Por qué, como me decía un sindicalista “los rectores son la patronal”? Pues en mi opinión, porque su actuación, salvo excepciones, no está regida por la búsqueda ni de la calidad docente ni de la calidad investigadora. La Universidad en España se ha utilizado desde tiempos inmemoriales para hacer política. Pero no política universitaria, algo perfectamente justificable, necesario y desde mi punto de vista tremendamente aburrido. No aquí, a la Universidad, se viene a hacer POLÍTICA. La cuestión es hacerse notar de una u otra manera, para que el PODER de turno se fije en él, y le llame a ocupar un sillón, ya sea en la Consejería de una autonomía cualquiera, ya sea un sillón ministerial. Y esto obliga a no ser crítico con él.

No hay más que comparar nuestra situación con la de los jueces. También en la judicatura se hace política (¡y de qué modo!), pero es “política judicial”, de manera que cuando llega el momento, y ahora lo estamos viendo, a los mandamases de los jueces, no les importa reunirse con el PODER y decirles: ¿Qué hay de lo nuestro?” Por cierto, el sueldo medio de un juez es de 51.827 euros y el de un magistrado de 76.567 euros al año

(Fuente: Sueldos jueces).

Creo que la calidad debe buscarse por otros derroteros diferentes al de los informes, encuestas, evaluaciones y autoevaluaciones… La calidad se consigue con buenos profesionales y buenos alumnos. Para lo primero se necesita dinero. Los buenos profesionales cuestan y hay que pagarlos. ¿Quiere esto decir que si a mí me pagan más me convertiré en un buen profesor? De entrada, no. Pero hay dos cosas claras: La primera es que el tiempo que dedico a determinadas actividades que me permiten llegar a fin de mes, las podría dejar de hacer y dedicar ese tiempo a la docencia o a la investigación. Cierto es que habrá quien dedique ese tiempo al ocio, pero, y ahí viene la segunda parte, lo que es indudable es que si los sueldos son competitivos, la Universidad podrá disponer de mejores profesionales, ¿o es qué alguien se cree que una persona estudia para Notario, o Registrador, por el reto intelectual que supone ese trabajo?.

De la segunda parte de la ecuación, los alumnos, ya les hablaré otro día, si es que os apetece escucharme.


--------------


(*) El enlace original no  funcionaba y lo he actualizado. Así no podréis decir que no curro.

Nota: Entiendo que la voluntad del autor al divulgarlo en una lista de correos era que llegase a la mayor cantidad de gente posible. No obstante, si quiere que lo retire que me lo diga.

7 comentarios:

Oscura dijo...

Tristemente, esto no es algo que me sorprenda.

Mi madre trabajó algún tiempo de limpiadora en Navarra, y nos contaba que los administradores de la empresa se mordían las uñas de envidia cuando hacían las nóminas al personal de limpieza porque la diferencia era abismal.

Pero mientras haya pan y circo...

Anónimo dijo...

Es totalmente injusto el sueldo a las limpiadoras, pero esto se está solucionando con las empresas de empleo temporal donde pagan por habitación limpiada casi 3 euros, y el día que no puedes ir no cobras. Si señor hay que poner en su sitio a estos holgazanes...

Amaranta dijo...

Es curioso que se insinue en el texto que la calidad universitaria de nuestro país depende del sueldo de sus profesores. No sé si la cuestión importante para el profesor universitario es no dar palo al agua porque cobra lo mismo que una limpiadora (como consecuencia la limpiadora debe dejar "jaspeando" la universiada) o no da palo al agua porque cobra la mitad que un homólogo de otro país europeo. Es el mismo cantar de siempre, pero debido a esto lo mismo deberíamos preguntarnos si la calidad no será tan mala debido al hecho de que nuestros estudiantes están en las aulas sin cobrar un solo euro, o los que carecen de becas se niegan a estudiar porque sus homólogos becados reciben dicha compensación.

Posiblemente las condiciones laborales de los profesores universitarios de entidades privadas no sean tan ventajosas de los que tienen la plaza en universidades públicas y sin embargo estoy segurísima de que su rendimiento laboral es mucho mayor.

Tampoco se explica en dicho correo que el horario que debe cumplir la limpiadora y el conserje para recibir dicho salario posiblemente duplique el horario del profesor de universidad por mucho que en términos brutos y salariales se parezcan tanto.

Y luego no queremos que las estadísticas mientan si para una mierdecilla de correo y de exposición se comenten tantos errores. Y es que hay algo que es completamente cierto en el mensaje que aquí nos trae, nuestras universidades son de tercera y como consecuencia, "con una formación de tercera" no cabe otro estudio como el que se nos muestra.

Numeros dijo...

Amaranta Creo que la calidad de un trabajo, del trabajo que sea, siempre es función del sueldo que se recibe. No digo que sea el único parámetro, pero desde luego sí que es uno de los más importantes.

En ese sentido la Universidad no es una excepción. Todos los que hemos pasado por la Universidad hemos sufrido profesores pésimos, que no daban ni palo, y cuando lo daban mejor que no lo hubieran hecho, y profesores excelentes. Lo que si tengo el convencimiento es que mejores sueldos atraerían a mejores profesionales, y que de entrada la calidad mejoraría.

Además los mediocres, en cualquier campo de trabajo, se rodean de mediocres, mientras que a los buenos profesionales, les gusta rodearse también de buenos profesionales. Otro punto que redundaría en beneficio de la calidad.

Luego está el tema de las horas de trabajo. Cualquiera que haya viajado en avión, sobre todo en un vuelo transatlántico, sabe que el trabajo de la azafata es mucho más duro, sacrificado y desagradable que el del piloto: una curra las ocho horas, y el otro salvo el aterrizaje y el despegue a dormitar -y lo que es mejor, todos rezamos para que sea así-

La diferencia está en que mientras cualquiera estaría dispuesto a subirse a un avión, en el yo trabajase de azafata -trabajo que no he desempeñado en mi vida- si le rebajan el precio del billete, pongamos un 50%, nadie -ni siquiera yo- estaría dispuesto a subirse a un avión en el que yo fuese el piloto.

Otro ejemplo. Tiene que operarse. Tres cirujanos a elegir. Los centros en los que estudiaron tenían estas características:

Cirujano A: La única titulación que disponía el profesorado era el bachillerato. (Ni siquiera la selectividad)

Cirujano B: La titulación del profesorado era licenciados y doctorados en medicina.

Cirujano C: El profesorado estaba compuesto por los mejores especialistas del mundo en su campo.

Ahora.

1. Elije cirujano
2. ¿Crees que todos los profesores de los tres centros deberían cobrar lo mismo?


Estoy de acuerdo en que es un círculo vicioso: hay malos profesores (y vagos) porque los sueldos son bajos, y los sueldos son bajos porque bastante se les paga para lo que hacen.

Pero, si no rompemos ese círculo, dentro de veinte años estaremos como estamos ahora.

Resumiendo: Los malos profesores seguirán siendo malos profesores aunque se les multiplique el sueldo por dos (o por tres, o por mil). Pero los buenos, serán mejores si están bien pagados. Además en el futuro, al haber más competencia, se podrá elegir mejor a los candidatos.

Por último, tampoco creo los bajos sueldos sean la única causa de que la Universidad sea mala, pero si uno de sus males

Amaranta dijo...

Números no tengo nada que objetar a la exposición que me acabas de hacer con respecto a los sueldos y los profesionales. Pero sigo teniendo las mismas objeciones al correo que copias en tu artículo. Es más es que este tipo de comparaciones erroneas vuelvo a repetir porque no se están comparando en su justa medida donde dado que no es lo mismo trabajar dos horas al día que ocho, casi siempre suelen traer consecuencias contrarias a las que se querían conseguir, con ese tipo de chorradas comparativas casi nunca se consigue un aumento de sueldo del profesional que se supone tiene más prestigio social sino que lo que se consigue es que le bajen el sueldo a la limpiadora y al conserje. Porque esta sociedad es así.

Numeros dijo...

Amaranta No creo que la voluntad del autor sea bajarle el sueldo a alguien. (Más bien que se lo suban a él)

Entiendo su frustración: pasarte toda la vida estudiando para al final ganar lo mismo que alguien que no pasó del BUP.

Tampoco creo que sea un problema de prestigio social. No cuesta lo mismo dar una clase de biología molecular, mecánica cuántica, anatomía o lengua y literatura árabe que pasarte cuatro horas repartiendo el correo. (Yo no podría dar clases de ninguna de esas materias, pero si repartir el correo)

O si quieres otro ejemplo, uno que arregla coches tiene que ganar más que uno que los lava.

Por último, y creo que por ahí van más los tiros, es que la sociedad española lo que no puede es pretender es tener una Universidad modelo C, al coste de una Universidad modelo A.

(Otra cosa es que a la sociedad española le importe un pimiento la Universidad que tenemos)

Amaranta dijo...

La voluntad Números no tiene, en la mayoría de los casos, nada que ver con las consecuencias de este tipo de comentarios. Y es aquí donde me parece innecesario hacer cierto tipo de comparaciones, que por otra parte no se ajustan a la realidad literal de lo que son las cosas. Creo que si se quiere reivindicar que un puesto de trabajo se merece mayor retribución no es necesario hacer comparaciones. O por lo menos es mi parecer.

En cuanto que determinados trabajos necesitan más esfuerzo que otros para ser realizados, no estoy de acuerdo. Determinados trabajos necesitan más formación para poder ser realizados, una vez que la persona cuenta con la formación, el esfuerzo de realizar el trabajo es el mismo, trabajo es trabajo. Un doctor en física nuclear se puede hacer la picha un lío para planchar una simple camisa, como una ama de casa se la haría ante una clase de física cuántica. Ahora bien si el doctor de física cuántica tiene los conocimientos pertinentes para planchar la camisa, será coser y cantar, al igual que si el ama de casa cuenta con la licenciatura de física, no tendrá mayor problema para dar dicha clase.

Lo que diferencia los sueldos de los diferentes puestos de trabajo es el prestigio social de dicha profesión que suele ir aparejado con la necesidad de mayor formación que necesita dicha tarea y con el grado de responsabilidad que se tiene con respecto de otros trabajadores. Sin más. No tiene nada que ver con la "importancia" del trabajo en el conjunto de la sociedad, ya que en una sociedad cualquier puesto de trabajo es "indispensable" para su buen funcionamiento como grupo humano. Y si no fíjate lo que ocurre cuando hay una huelga de basureros, no hay mejor ejemplo que ese, y no se necesita formación alguna para recoger la basura.

Esto es una sociedad capitalista y los puestos de trabajo se miden según estos puestos están más cerca del capital o más lejos.

De todas formas con respecto a la categoría social que tienen nuestros docentes, ayer vi el estreno de una serie norteamerica, Glee; bueno pues según reflejaba esta serie un profesor de instituto tenía menos sueldo que un contable. Yo que soy contable te puedo asegura que un profesor de instituto además de trabajar la mitad de horas que yo, gana unos quinientos euros más que yo. Con esto quiero decirte que el referido correro que nos traes está lleno de errores o mentiras como gustes llamarlo.