viernes, 13 de noviembre de 2009

La reforma de la casa.

Hoy mi mujer se ha levantado de reformas. Se ha cansado de ver la casa tal y como está y ha decidido que ya es hora de meterla mano
 
Ella a la casa, que quede claro.


De manera que:

  1. Como la calefacción que tenemos ahora no es eficiente, ha decidido poner suelo radiante cubierto por tarima de madera (madera noble, of course)
  2. El aire acondicionado será individual y actuará conjuntamente con la calefacción para que la temperatura en casa sea siempre de 24.0º (ojo al .0, no 24.3º ó 23.7º siempre 24.0º)
  3. La luz. Vamos a sustituir todas las bombillas por puntos de luz a base fibra óptica. De esta manera contribuiremos  a evitar el efecto invernadero.
  4. Las ventanas hay que cambiarlas todas. Las actuales son de climalit, pero parecer ser que hay otras que cambian su color en función de la luz externa, lo que ahorra energía (Todo sea por luchar contra el cambio climático). Además son opacas al exterior y nos ahorraremos las cortinas (que siempre está bien en tiempos de crisis)
  5. Los cuartos de baño. Alicatarlos de nuevo con cerámicas ecológicas. Los baños e inodoros, inteligentes con temperatura adecuada a las necesidades de cada usuario.
  6. Las habitaciones de los niños. Nada de papel pintado, que supone talar no se cuántos árboles en la Amazonia. Pintadas a mano por un pintor o pintora de interiores de manera que el ambiente representado les facilite la adquisición, desarrollo e interiorización de hábitos saludables, autoestima, seguridad; y que les permitan analizar las discriminaciones de género que se dan en el ámbito de la sexualidad.
 Espero no haberme olvidado de nada

Así que hemos reunido a una palestra de pintoras y pintores, decoradores y decoradoras,

observar como voy alternado el masculino y femenino, para no dar prioridad a ninguno de los géneros.

aparejadoras y aparejadores, albañiles y albañilas para que nos hagan el trabajo, y los muy demagogas y demagogos no se les ha ocurrido otra cosa que presentarnos un presupuesto astronómico, por cierto.

¡Es que no son conscientes que con la crisis que hay, TODO ESTO hay que hacerlo a COSTE CERO!

Ahora, pongamos que hablo de Educación.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me quito el cráneo ante su eficacia expositiva.

Juvenal

Barbie-funcionaria dijo...

¡Que falta de consideración por parte de los profesionales¡

¡¡¡un presupuesto astronómico¡¡¡¡

habrase visto ....

(ja, ja, ja,.... me ha encantado tu forma de contarlo, bezitos)
condió

Kotinussa dijo...

Si hablo de Educación un minuto más, me explota algo por dentro. Mejor me callo.

Amaranta dijo...

Pues sí una buena Educación también tendría un coste astronómico, menos mal que todavía no se le exige a los padres presentar presupuestos como condición para que el Estado les de permiso para traer hijos al mundo.

Numeros dijo...

Amaranta La cuestión no es que la buena Educación tenga un coste astronómico, que no lo es tanto si tienes en cuenta el valor de retorno. La cosa está en que cada vez que se hace una Reforma Educativa y te la anuncian a bombo y platillo como el remedio a todos los males, luego, sotto voce, añaden que ha de hacerse a coste cero.

Koti Habla, hija, habla. No sea que vayas a reventar por no soltar lo que llevas dentro :-) :-) :-)

Amaranta dijo...

Números es que no sabía cómo hacer para que me explicaras justo lo que me acabas de explicar, porque no pillaba el post,.... aysss.

Ahora bien no sé si algún día se pondrán las cosas tan duras como para necesitar permisos para tener hijos dado el cariz educativo que se está impartiendo últimamente en los hogares y sus malos resultados, pero si algún día sucediera, no te extrañe lo de los presupuestos citados.

Amaranta dijo...

Pero yo no creo exactamente que el problema sea el de querer hacer las cosas a coste cero para mejorar el nivel de nuestros vástagos. El problema es justo el contrario, las diversas reformas que hemos vivido en los últimos treinta años han hecho que el nivel cultural haya bajado "notablemente" y todo esto a un coste económico igual de notable para el país. También, aparejados a estos cambios desde el ministerio de educación, se han llevado a cabo reformas a la hora de educar en casa por los padres, en nuestra inocente y prepotente creencia de que nuestros antecesores lo hacían mal, y como resultado tenemos unos jóvenes "exquisitos", eso lo notamos todos, no hay nada más que explicar.